¿Sabes lo que se necesita para que un Santuario se convierta en Basílica?

  11 February 2019 • 08:50 • Atualizado em 11/02/2019 • 08:51

¿Sabes lo que se necesita para que un Santuario se convierta en Basílica? El Misionero Redentorista, hermano Diego Joaquim explicó y resaltó por qué el Nuevo Santuario aún no puede llamarse Basílica.

“Una catedral es la sede de una diócesis, es la Iglesia del obispo. Ya un santuario es una referencia a una pastoral y a una devoción para los fieles de una determinada región. El santuario nace de una devoción popular, del deseo del pueblo de la región que encuentra allí una referencia para una práctica de fe”, dijo.

Ya el título de Basílica es un reconocimiento pontificio que parte del propio Papa a partir de la devoción que está presente en una determinada iglesia. En Trindade, está la Basílica del Divino Padre Eterno. La única del mundo a esta devoción. Para obtener el título, algunas características son esenciales.  “El título de Basílica es un reconocimiento de la Iglesia a un templo católico, que tiene una importancia en la vida pastoral y en la devoción de los fieles”, puntuó.

El título de Basílica es concedido por el Papa como una forma de reconocer un templo santo de gran importancia espiritual e histórica, que promueve la evangelización y propaga una devoción especial, en este caso, en Goiás, al Divino Padre Eterno. “Una Basílica se convierte en referencia de celo litúrgico para toda una iglesia particular y para toda una región del país. En nuestro caso, por el tamaño de la iglesia, una importancia nacional”, resaltó el Misionero Redentorista.

Considerado Basílica Menor, el Santuario de Trindade se diferencia de las basílicas mayores porque estas ultimas presentan una historia que viene desde los orígenes del Cristianismo recibiendo grandes peregrinaciones. “La Iglesia Católica posee cuatro basílicas mayores. Están todas en Roma: la Basílica de San Pedro, donde se encuentra el Vaticano; la Basílica de San Juan de Letrán, que es la catedral del Papa; la Basílica de Santa María la Mayor, que es la primera Iglesia dedicada a María, madre de Jesús; y la Basílica de San Pablo Extramuros, que es la Basílica que está sobre la tumba del apóstol Pablo. Ellas son los pilares de nuestra devoción y de la historia de la propia iglesia. Todas nuestras Basílicas en todo el mundo reciben el título de Basílica Menor, dada su relevancia pastoral y litúrgica, y siempre es un título concedido personalmente por el Papa, a petición del obispo local y del pueblo de Dios”, explicó el hermano Diego.

La nueva Casa de su padre, que se está construyendo en Trinidad para acoger a los romeros que llegan de todos los rincones del país, debe pasar por un proceso para recibir un título especial, así que aún no es una Basílica. “Seguramente el arzobispo local ya pedirá en el momento de la consagración de la iglesia, que la Santa Sede conceda este título al nuevo santuario. Dada su importancia, para la devoción al Divino Padre Eterno, dada también su riqueza arquitectónica y también litúrgica para la Iglesia de nuestra región”, dijo Misionero Redentorista.

Veja Também