Icono

El símbolo de la veneración a la Virgen del Perpetuo Socorro, una pintura de autor desconocido, cuyas medidas originales son de 53 cm x 41.5 cm, aporta más información que muchos libros. Detrás de la consternación de María, el cuadro presenta los símbolos del dolor y la pasión acercándose al pequeño Jesús.

Nuestra Señora señala a su Hijo como el camino que la vida tiene un Norte y que la esperanza tiene significado. Introduzirse en la ruta iconográfica de esta obra de arte y oración es tornarse “ayuda perpetua” al mundo que tiene hambre y sed de Dios.

El cuadro fue pintado en el estilo bizantino de la Iglesia Oriental. El objetivo de este tipo de arte no es de mostrar una escena o persona hermosa pero para transmitir una hermosa mensaje espiritual.

Pase el foto para más detalles.